Los Bebés

martes, 22 de julio de 2008

El embarazo y el sexo

La mayoría de las parejas tienen miedo de tener relaciones sexuales durante el embarazo porque piensan que es dañino para el bebé y la mujer; sin embargo, el sexo es totalmente seguro para ambos, y se puede practicar con normalidad siempre y cuando el embarazo no esté catalogado como alto riesgo, ya que en ese caso, se deberán tomar algunas precauciones.

Bien es cierto, que durante los meses de gestación se producen cambios en cuanto al apetito sexual de la pareja que irán variando trimestre a trimestre. Durante los tres primeros meses, más de la mitad de las mujeres en estado, ven disminuido su deseo sexual debido al cansancio, náuseas y otras consecuencias del embarazo; mientras que otras, llegan a experimentar su primer orgasmo en este momento. En el segundo trimestre, superados los miedos a dañar al bebé, la actividad sexual vuelve a aparecer de la misma manera en la que se practicaba antes del embarazo e incluso se disfruta más que nunca. Finalmente, en el último periodo de gestación, las relaciones sexuales disminuyen considerablemente, debido al tamaño de la tripa y las ansias por la llegada del bebé.

El sexo durante el embarazo tiene múltiples ventajas y puede llegar a ser muy positivo para la pareja. Algunas de estas ventajas son las siguientes:

1. Durante el embarazo se despiertan sentimientos más profundos en la pareja, lo que puede llevar a disfrutar del sexo con mayor intensidad.

2. Puede llegar a ser más espontáneo y relajado para aquellas parejas que han estado sometidas a tratamientos para poder quedarse embarazadas, ya que en este momento no tienen que preocuparse por nada y disfrutan del sexo de forma mucho más relajada.

3. Las relaciones sexuales en el embarazo preparan los músculos para el momento del parto, ya que cuando se practica sexo los músculos de la vagina se ejercitan y adquieren mejor tono para la hora del alumbramiento.

Por otro lado, las posiciones más cómodas para la mujer a la hora de practicar sexo durante el embarazo son en las que ella está encima, ya que de esta manera controla su peso y el grado de penetración y la penetración de lado (las cucharas), debido a que el peso está distribuido en pareja y el grado de penetración es menos profundo.

Como ves tener relaciones sexuales en el periodo de gestación no perjudica a ninguno de los tres; la pareja puede disfrutar relajadamente del sexo y el bebé no se verá dañado por la practica del mismo, siempre y cuando el médico no señale lo contrario, ya que en ese caso se deberán tomar medidas.

viernes, 11 de julio de 2008

El hipo en el bebé

Si su bebé ha experimentado hipo no hay porque preocuparse; en ellos, como en el resto de personas puede surgir ese sonido parecido al “hip”. En ocasiones puede incomodar a los padres, ya que se tiende a pensar que el hipo molesta al bebé, pero realmente éste no siente dolor ni molestia.

El hipo se produce cuando el músculo diafragmático que separa el abdomen de la cavidad toráxico tiene una especie de espasmo que provoca que las cuerdas vocales se cierren cuando el bebé aspira, en consecuencia, provocando el sonido del “hip”. Las principales causas por las que aparece son la indigestión, estomago vacío, fatiga, y la inadecuada técnica de alimentación (si la boquilla del biberón permite que entre aire por un lado de la boca).

En los bebés el hipo suele durar entre 5 y 10 minutos, por eso no e igual que aparece desaparece no existe ninguna técnica que pueda eliminar el hipo del bebé. A pesar de ello, hay métodos para poder evitarlo:

1. Si observas que tu bebé puede que este inhalando aire mientras le amamantas o mama muy rápido, deberás parar durante unos minutos para que el niño descanse y luego reanudar su alimentación con cuidado de que no le entre aire.

2. Después de cada toma deberás darle palmaditas en la espalda para que expulse los gases siempre en posición vertical, ya que facilita la expulsión del aire y la detención del hipo.

3. Ofrécele agua fría, esto ayuda a quitar el hipo.

4. Haz comprimir el pecho flexionando las rodillas hacia arriba.

5. Si el niño siempre tiene hipo después de ser alimentado puede ser debido a que le estés sobrealimentando; en este caso, deberás de reducir la cantidad de comida que le suministras.

6. Comprueba que la mamadera tiene el tamaño adecuado, ya que si no es el correcto podría tragar demasiado aire.

Como hemos dicho el hipo no es motivo de preocupación para los padres, siempre y cuando persista y no se vaya y cause llantos en el bebé; en ese caso, deberás acudir al pediatra para que él diagnostique cuál es la causa.

miércoles, 2 de julio de 2008

Vacaciones con bebés en la playa

En la época del año en la que nos encontramos es frecuente que las familias se tomen unos días de descanso y se vayan a la playa a disfrutar de unos días libres. Si no sabes si salir con tu bebé a la playa no debes pensarlo más, pues el mar es muy relajante y estimulante para los niños siempre y cuando no estés todo el día tomando el sol, ya que sería perjudicial para tu pequeño.

Siempre hay excepciones, y es que los bebés menores de seis meses no deben ir a la playa, ya que su piel es todavía muy débil y a pesar de estar debajo de la sombrilla el reflejo del sol podría provocarle quemaduras. Si en tu caso, tu bebé es mayor de seis meses sería una buena idea que fueseis toda la familia a la playa; eso sí es necesario tener en cuenta algunos consejos:

1. Respeta los horarios de exposición al sol: cuando vamos con niños pequeños a la playa es recomendable que evitemos su exposición en las horas en las que los rayos solares son más dañinos. Por eso, lo más adecuado es que por la mañana se baje a la playa entre las nueve y las diez y media de la mañana; y por la tarde, después de las cinco. En esas horas el bebé tendrá menos posibilidades de quemarse y estará más relajado en la playa, ya que habrá menos gente. Puedes aprovechar para que moje sus piecitos en la orilla y para que juegue en la arena.

2. El bebé deberá estar siempre bajo una sombrilla: la arena también refleja las radiaciones, por eso, cuando el bebé esté jugando en la arena, además de estar protegido por la sombrilla, deberá estar vestido con una camiseta de algodón y una gorra.

3. Usa siempre crema protectora con un factor superior a 30. Deberás aplicársela por todo cu cuerpecito, incluidas las manos, los pies, las orejas y la nuca. Échasela media hora antes de exponerse al sol y renueva con frecuencia y cuando salga del agua.

4. Lleva agua y dale comidas livianas: es importante que el bebé no se deshidrate por eso, debes darle agua frecuentemente y evitar proporcionarle comidas muy pesadas.

5. Dale baños de agua fresca para combatir el calor; esto le ayudará a que sus siestas sean más relajadas.

Tiendo en cuenta estos pequeños consejos sólo queda que tanto los padres como el bebé paséis unas felices vacaciones y aprovechéis para descansar y disfrutar de vuestro hijo en el mar.