Los Bebés

sábado, 29 de septiembre de 2007

Elegir el nombre de tu bebé

Uno de los momentos clave y que más conflictos puede ocasionar en los fúturos papás durante el embarazo es, una vez conocido el sexo del niño, elegir el nombre del bebé. Y esta elección que lleva más de una pelea y disgusto, aunque finalmente como seres civilizados que somos se llega a un acuerdo, es crucial porque el nombre que elijamos para el bebé será el que tendrá toda la vida.

Si no se llega a un acuerdo rápido sobre el nombre siempre se puede llegar a tratos tales como si es niña elige el papá y si es niño la mamá, o el primer hijo ella y el segundo él, y si no siempre quedará el sorteo.

nombres bebésHay que pensar tambien en el futuro bebé, y elegir un nombre que no le produzca al niño en un fúturo problemas debido a su mala sonoridad o cacofonía al conjugarlo con los apellidos paternos. Tambien se deberían evitar rimas fáciles o nombres con facilidad para la broma.

Entre los nombres los hay para todos los gustos, desde los más comunes como Alejandro, Daniel, David, Pablo o Adrián para ellos, o María, Lucía, Paula, Laura y Andrea para ellas, hasta los menos comunes, dentro de la normalidad, como Gonzalo, Nicolás o Gabriel para los niños o Mónica, Carolina y Ana María para las niñas.

En España, con la particularidad de tener otros idiomas distintos al castellano, existen tambien multitud de bebés llamados Marc, Iker o Ane, e incluso debido a la alta inmigración, ganan terreno los nombres como Mohamed o Salma.

Como veis la elección del nombre de vuestro bebé es un tema que se debe tomar en serio y que tendreis que reflexionar durante un tiempo.

Ahora bien, tampoco nos pongamos transcendentales porque elegir el nombre con la pareja puede ser también un momento divertido, para muestra os animamos a encontrar un nombre para vuestro futuro bebé en este simpático generador automático de nombres.

viernes, 28 de septiembre de 2007

Simply Colors, la nueva tienda para los bebés y niños

¿Alguna vez has querido hacer un regalo original y divertido a un bebé y no has sabido qué comprar? La solución la puedes encontrar en Simply Colors, una tienda on line donde puedes encargar ropa para bebés y estampar la frase o la imagen que más te guste.

Simply Colors es una nueva marca de ropa infantil que ofrece una amplia gama de productos para bebés y niños. Puedes elegir entre una gran variedad de colores y expresiones divertidas que podrás estampar en las camisetas, bodies, sudaderas, pantalones... que la tienda on line te ofrece. Puedes encontrar tallas para los recién nacidos y para niños hasta la edad de los seis y siete años. Algunos de los ejemplos que te ofrece Simply Colors son los siguientes:

Los productos sólo se pueden conseguir a través de Internet, pero comprar con Simply Colors es muy sencillo; sólo tienes que meterte en esta página http://www.simplycolors.es/, elegir el producto que más te guste y hacer tu pedido. El precio de la ropa variará en función del tipo de estampado, de la talla o del tipo del letra, pero los precios son totalmente asequibles. La forma de pago es muy sencilla, se realizará a través de la cuenta bancaria que la tienda deja a tu disposición. El pago deberá hacerse siete días después de la fecha del pedido y recibirás tu producto en casa cinco días laborables después de la fecha del pago.

La imaginación es lo más importante para conseguir un regalo divertido; sólo tienes que dejar volar tu imaginación y pensar en alguna expresión divertida o una frase que te guste, hacer tu pedido y regalar este original obsequio.

miércoles, 26 de septiembre de 2007

La primera comida sólida del bebé

Es muy habitual que entre las mamás primerizas surja la duda de saber cuándo debe de empezar a darle a su bebé alimentos sólidos. Normalmente, se recomienda que el niño empiece a comerlos, moderadamente, a partir de los seis meses. La alimentación a partir de esta etapa será mixta o complementaria; la introducción de alimentos semisólidos es más una función de aprendizaje que de nutrición, y la leche materna seguirá siendo el alimento fundamental.

El cambio del pecho a las papillas debe ser progresivo, pues el bebé tendrá que acostumbrarse a los nuevos sabores y a ingerir los alimentos. Deberás tener paciencia con tu bebé pues para él supone un gran cambio, por lo que es posible que tenga dificultades para ingerir todo el almuerzo. Los alimentos que puedes empezar a incluir en esta etapa para que el niño tenga una dieta nutritiva y balanceada son cereales, carne de vacuno, carnes blancas, verduras (papa, zanahoria o zapallo) y frutas (manzana, banana, pera); no deben llevar sal y han de estar preparadas con aceite 100% vegetal. Se deben cortar los alimentos en trocitos pequeños para evitar que el niño se atragante. La primera comida que le daremos al bebé será una papilla, cuya temperatura debe ser tibia, y un postre preferentemente un puré de frutas. También es conveniente que tu hijo tome alguna bebida durante las comidas y la mejor opción es el agua.

Tienes que tener presente, que las primeras comidas para tu bebé serán un juego; el niño deberá sentarse mirando a la mesa y en su sillita, pero no te desesperes si el niño no "come bien"; es posible que rechace o escupa la comida, pero tranquila, hasta que no cumplen el primer año la mayoría de los niños no comen correctamente. En cuanto al horario, puedes elegir cuando darle la comida; puede ser al mediodía, por la tarde o por la noche; lo más importante es que los dos disfrutéis tranquilos del momento para adaptaros mejor. La segunda comida se incorporará a los ocho meses y en un horario opuesto al de la primera; de manera que progresivamente el bebé se adapte a los nuevos alimentos y deje de tomar la leche materna. Es importante que se le acostumbre a tomar fruta después de las comidas, ya que él lo tomará como hábito y será beneficioso para su alimentación futura.

Esto son sólo unas recomendaciones para ayudarte con la alimentación de tu hijo; pero es muy conveniente acudir a tu pediatra de cabecera cuando quieras incorporar un nuevo alimento en la dieta de tu bebé, pues lo más importante es su salud.

martes, 25 de septiembre de 2007

La hora del sueño

En muchas ocasiones cuando llega la hora de dormir los bebés se ponen nerviosos y lloran porque llega el momento más difícil del día, separarse de mamá. Para evitar este mal trago, los padres debéis de ayudar a vuestro bebé a sentirse relajado cuando tengan que irse a la cama. Cuanto antes establezcas una rutina a la hora de dormir más fácil será para el bebé y para ti.

El niño necesita relacionar acontecimientos como el baño, la cena, una canción... que se repitan cada noche y en el mismo orden, para que sea consciente de lo que viene después. Gracias a estos rituales, tu bebé estará más relajado, será más probable que se vaya a la cama fácilmente y que se quede dormido rápidamente.

Los rituales que debes realizar dependerán del bebé; desde muy pequeños los niños manifiestan sus preferencias y los padres no tenéis problemas en saber que es lo que relaja a vuestro hijo. Hay niños que se quedan dormidos cuando les acarician suavemente la carita, otros cuando se les mece en la cuna y otros si se les entona una canción melódica. También puedes darle el baño o ponerle el pijama un poco antes de llevarle a la cuna, contarle un cuento o jugar un poquito con él de forma tranquila. Existen muchas formas de ayudar al bebé a dormirse, sólo necesitáis observarle, saber que es lo que realmente le relaja y establecerlo como hábito todas las noches antes de dormir. Es importante que sepas que aunque el ritual puedas comenzarlo en el baño o en la sala de estar, deberá terminar en la habitación del niño. El bebé tiene que saber que su cuarto no es un sitio donde se le queda solo a la hora de dormir, sino que debe percibirlo como un sitio donde él está seguro.

A veces, el horario de los padres no coincide con el de sus hijos y es fácil caer en el error de acostarlos un poco más tarde para poder un rato jugar con él. Este cambio de horario podría provocar un trastorno en el sueño del bebé que en muchas ocasiones es difícil de recuperar; por tanto, es aconsejable que además de los rituales, el niño se duerma más o menos a la misma hora todos los días. Siguiendo estas recomendaciones y siempre que todo esté bien, tu bebé tendrá felices sueños. Eso si, de momento, nada de almohadas.

viernes, 21 de septiembre de 2007

Los juguetes, estímulos para tu bebé

Hasta los dos primeros meses de vida tu bebé no se interesa por otra cosa que no sea dormir y comer, por tanto no debes preocuparte de comprarle ningún juguete; el bebé será feliz realizando esas dos actividades. Pero cuando tu bebé cumpla dos meses de vida verás como el niño es mucho más activo y comenzará a interesarse por el mundo que le rodea. Es cuando llega el momento en que debéis estimular a vuestro bebé y el mejor método para ello, es el juego.

La pregunta ahora es otra, ¿qué tipo de juguete es recomendable para el tiempo del bebé? En función de los meses que tenga el bebé jugará con un tipo de juguetes u otros; para orientaros mejor a continuación os hablaré de algunos juguetes recomendables para su bebé:

-De 2-12 meses: podéis comprarle la manta estímulos; es un centro de actividades con texturas, sonidos diferentes y colores llamativos que estimulan el entorno auditivo y visual del niño.


-De 3-18 meses: un juguete aconsejable es el pre libro; cuenta la historia de un cuadrado que cambia, se mueve y refleja la ara de tu bebé. Es recomendable para introducir al niño en la lectura como hábito cotidiano.

-Más de dos años: los juguetes que se recomiendan para estimular al bebé en esta edad son juguetes musicales, puzzles, juguetes que ayuden a desarrollar su capacidad de asociar ideas o cosas.

Lo más importante es que elija juguetes que estimulen a su bebé, le ayuden a desarrollar sus capacidades motrices y que no sean peligrosos para su bebé, como por ejemplo peluches, ya que el bebé podría arrancar el pelo del juguete y tragarlo.

jueves, 20 de septiembre de 2007

¿Qué cochecito elijo para mi bebé?

A la hora de elegir el cochecito para tu bebé debes pensar en las cuestiones más prácticas, es decir, cuánto espacio tienes en casa o en el maletero del coche, el sistema de frenado del cochecito o el mecanismo de plegado... Antes de decidirte piensa en el uso que le darás y elige el que más se ajuste a tus necesidades y el que sea más cómodo para tu bebé.

El cochecito es el transporte más adecuado para los bebés recién nacidos hasta los cuatro meses, cuando pasará a utilizar la silla de paseo. Una de las mejores opciones es comprar un combo de silla más cochecito de bebé, pues así te servirá para más tiempo y no te tendrás que preocupar de comprar una silla nueva cuando el niño tenga cuatro meses.

Uno de los elementos básicos que tendrás que tener en cuenta para elegir un cochecito es el chasis que consiste en una estructura metálica de apoyo provista de frenos, ruedas y manillar; además suelen tener una cesta portaobjetos. En cuanto a los frenos se recomiendan los de barra que actúan en las dos ruedas posteriores al mismo tiempo, lo que proporciona una mayor seguridad en pendientes. Por su parte, podemos hablar de tres tipos se ruedas:

1- Cuatro ruedas: apropiado para pasear por superficies lisas.
2- Seis ruedas grandes y fijas: recomendado para circular por terrenos irregulares o por calles con adoquines o empedrado.
3- Tres ruedas: adecuadas para terrenos muy irregulares.

Con estos pequeños consejos, sólo te queda recorrerte algunas tiendas antes de elegir pues los precios pueden variar de unas marcas a otras; aunque las funciones sean muy similares. Un último consejo: si puedes elegir el momento del paseo con tu bebé, sobretodo cuando sea recién nacido, procura que sea a una hora tranquila cuando no haya muchos coches, pues así el bebé estará más tranquilo y se evitará la polución ambiental.

lunes, 17 de septiembre de 2007

La habitación perfecta para tu bebé

La habitación deberá estar preparada unos meses antes del nacimiento del bebé por si su llegada se adelantase. Aunque en los dos o tres primeros meses de vida el niño puede dormir con vosotros en la habitación por mayor comodidad y tranquilidad, el cambio de ropita, de pañales o las horas en las que el niño esté dormido durante el día se deberá hacer en su habitación para que el bebé se acostumbre a tener su propio espacio. Es aqui donde tendrás que darle esos masajes de los que te hemos hablado y que tan beneficiosos pueden serle al pequeño.

El ambiente en el que el bebé tiene que estar ha de ser amplio, confortable y seguro; por tanto la habitación debe ser amplia, y no estar sobrecargada de cosas para que el bebé tenga espacio para jugar sin ningún tipo de obstáculos y por supuesto deberá estar protegida de enchufes u otros objetos peligrosos. Se recomienda no usar alfombras en los primeros meses porque acumulan muchos ácaros lo que podría provocar alergias en el bebé; además de eso, la habitación tiene que estar bien ventilada.

Otro aspecto importante es la iluminación, se aconseja que sea de dos tipos; una en el centro de la habitación y otra en formato de media luna en una de las paredes de la habitación, por si el bebé necesita cuidados a media noche. Además, se colocarán cortinas para regular la luz natural que le pueda entrar al niño en la habitación. Cuanto más sencillo sea el mobiliario del bebé, mejor; en los primeros meses con la cuna, un armario y un cambiador será suficiente; luego se introduciría un baúl para sus juguetes, una silla y una mesita para cuando empiece a pintar.

Hasta los cuatro primeros meses el bebé podrá dormir en un cuco para pasar después a dormir en una cuna hasta los dos años. Se recomienda usar un colchón de látex porque es el que mejor se adapta al cuerpo del bebé y es mucho más higiénico que otros.
Por último, se recomienda que el color de la habitación sea suave porque revela tranquilidad; hoy muchas familias optan por tonos como el beige, amarillo claro o el lila.

Encontrarás información más detallada de como decorar la habitación de tu bebé en nuestro blog de decoración.
Y una vez preparada la habitación para la llegada de tu pequeño conoce como debe estar decorado el baño de tu bebé para que todo sea perfecto.

miércoles, 12 de septiembre de 2007

El baño de tu bebé


Uno de los mayores miedos de las madres primerizas surge a la hora del baño de su bebé. Los interrogantes cuándo, dónde y cómo bañar al niño son las dudas más frecuentes en los primeros días de vida de los recién nacidos. En las siguientes líneas os daremos unos sencillos consejos para que su bebé tenga un baño ideal.

El lugar más recomendando para bañar al niño es una bañera pequeña especial para ellos, pues las bañeras normales son bastante incómodas tanto para la madre como para el bebé. Lo primero que se ha de hacer es comprobar la temperatura de la habitación que deberá estar entre 22-25º, llenar la bañera 5 ó 10 centímetros de profundidad con agua tibia, comprobar que no existen corrientes de aire y tener todo lo necesario al alcance de la mano.

Tras estas primeras recomendaciones podrás sumergir al bebé en el agua. La forma más segura de sujetar al niño es la siguiente, debes pasar tu brazo por la espalda del bebé de modo que le sujetes el hombro del lado opuesto al que te sitúes y así su cabeza descansará en tu antebrazo. Lávalo de la cabeza a los pies con una toallita muy suave, teniendo especial cuidado con las zonas de pliegue; los jabones que utilice deben ser suaves, neutros o poco ácidos para no modificar la acidez natural de su piel. Enjuágalo muy cuidadosamente con una toallita humedecida y finalmente envuelve al bebé en una toalla tibia y suave secándole con mucho cuidado. Presta especial atención a la zona de los genitales pues debe estar bien seca para que el pañal no le provoque un sarpullido.

Puedes bañar a tu bebé diariamente antes de dormir pues así conseguirás que su sueño sea más placentero y además podrás aprovechar el baño para favorecer la relación bebé-adulto, ya que, incrementa su afecto y no se pierde el contacto.

martes, 11 de septiembre de 2007

¿Qué es el cólico del lactante?


El cólico del lactante es un problema muy frecuente entre los bebés, que se define como la presencia constante de llanto sin causa justificada. Suele aparecer en la segunda semana de vida del recién nacido y persiste hasta el tercer o cuarto mes. Normalmente, el bebé comienza a llorar al atardecer y su llanto cesa en la madrugada, pero también puede darse a cualquier hora del día.

El niño suele estar irritable, molesto y con la cara enrojecida. Sus piernas se encuentran encogidas como si le doliese el vientre y sus manos están apretadas. El recién nacido puede experimentar alivio con la expulsión de gases en forma de ventosidades.

No existe ningún medicamento que pueda solucionar este problema, pero existen una serie de consejos eficaces para intentar paliar el dolor producido por el cólico; es conveniente procurar que el bebé no trague muchos gases con el biberón, se recomienda darle masajes en el vientre, mover al bebé bien en brazos o en el carrito, acercarle a sonidos rítmicos, mantener una actitud relajada y descansar.